Mostrando todos los resultados 9

Flexos de pinza

Tanto para leer en la cama con una buena luz hasta para el escritorio de un despacho o de una sala de estudio, los flexos de pinza son una opción excelente para los problemas de espacio. Así pues, si tienes problemas para iluminar una zona determinada, este tipo de flexos son perfectos. Símplemente, al ser portátiles solo tienes que coger la lámpara y ¡Ponerla donde más te convenga!


Una luz para todo

Ya sabemos que una lámpara de pinza tiene multitud de ventajas. Su práctico diseño hace que los flexos sean polivalente para todo tipo de espacios y situaciones. Estos modelos son regulables e inclinables, por lo que podrán enfocar con ellos donde necesites fácilmente, sin preocuparte ni por la instalación ni por el espacio que ocupa. Eso sí, no te dejes engañar por su practicidad, ¡también puedes encontrar grandes diseños!

Flexos: prácticos y modernos

Si pasas mucho tiempo delante del ordenador, leyendo o estudiando necesitas contar con una iluminación que no canse la vista. Por ello la mejor manera de hacerlo es con un flexo. Seguro que en nuestra web encuentras con seguridad el flexo de pinza que necesitas en tu hogar.

Aunque la función principal del flexo es iluminar la mesa de trabajo o estudio, también tienes que pensar que debe combinar con el resto de mobiliario. Así pues, tienes que pensar que nuestros modelos de flexo estilo nórdico son perfectos para ambientes minimalistas y modernos. Estas lámparas combinan los materiales más representativos de este estilo decorativo escandinavo: la madera, el metal y el vidrio. Por el contrario, si tu estilo se acerca más a modelos vintage o clásicos, también tenemos modelos para tí.

No te olvides del LED

Elegir una lámpara de mesa led tiene muchas ventajas. El consumo que ofrecen estas bombillas se ve reflejado rápidamente en la factura de la luz, ya que respeto a modelos más tradicionales reducen el consumo lumínico hasta un 80%. Además, estas bombillas no se funden y no requieren mantenimiento. Pueden durar alrededor de 20 años, es decir unas 40.000 horas con un consumo de 8 horas diarias. Además estas bombillas no emiten calor por lo que son más fáciles de manipular.