Mostrando todos los resultados 5

Quitamiedos

En una habitación infantil o de bebé no puede faltar un quitamiedo para acompañar a tus hijos durante la noche. Las luces quitamiedos están pensadas para evitar el miedo a la oscuridad o los terrores nocturnos si los pequeños de la familia se despiertan en medio de la noche. Estas lámparas emiten una cálida luz, y disponen de diseños creativos para decorar la habitación.


A medida que los pequeños van creciendo, van desarrollando su imaginación, y con ello llegan los primeros miedos por la noche. Cuando se despiertan en medio de la noche llegan todos los temores y cualquier sombra adquiere un matiz tenebroso. La buena noticia es que es fácil de ayudarles con un simple gesto, encendiendo una pequeña luz quitamiendos por la noche.

Calma en la oscuridad

Los quitamiedos son la herramienta perfecta para combatir el problema y tranquilizar al pequeño. Antes de dormir, tranquilízale con un cuento y un baño para que esté relajado antes de irse a la cama.Se sentirán en compañía mientras concilian el sueño en un entorno seguro si estás a su lado. Esto lo puedes hacer con una de nuestras lámparas infantiles, de modo que se vaya acostumbrando poco a poco a la oscuridad.

Por supuesto, otra buena opción es que tenga con el un peluche con el que se sienta protegido. Si después de estas opciones sigue asustado, deja el quitamiedos encendido toda la noche para que poco a poco pierda el miedo. Estas lámparas de noche están diseñadas para ayudarles a conciliar el sueño, evitando que les entren temores si se despiertan en medio de la noche. Sus diseños innovadores emiten una luz suave que es la luz nocturna ideal para tranquilizar cualquier miedo.

Quitamiedos táctiles

Ayúdales poco a poco. Cuando se vayan acostumbrando al quitamiedos, irán perdiendo el miedo a la oscuridad y podrás empezar a apagar la luz poco a poco. Pero si aun así se despiertan y tienen miedo, lo mejor es que tengan a mano uno de estos quitamiedos y lo puedan encender rapidaménte para que vean que no pasa nada. Por ello, opciones como las lámparas táctiles o la lámpara donut Anne Lighting son perfectas para ello. Se iluminan simplemente pasando la mano por encima, así que tu pequeño no tardará nada en encender la luz cuando tenga miedo. La lámpara tiene la forma de una rosquilla, de ahí su gracioso nombre. Además este quitamiedos es regulable. Con la ayuda del sensor situado en el centro de la lámpara se puede ajustar fácilmente la intensidad de la luz, ya sea para leer un cuento o para dejar una luz suave durante toda la noche.